Los más pequeños vuelven al colegio y hay que tenerlo todo listo: mochilas, cuadernos, lápices… y también el cepillo de dientes. El inicio de la rutina escolar no debe ser un motivo para abandonar los buenos hábitos de higiene oral; es más, debes asegurarte de que tu hijo se cepille los dientes tres veces al día después de cada comida, especialmente si acude al comedor escolar.

La vuelta al “cole” implica un menor tiempo con nuestros hijos. Además  estos adquieren una mayor independencia en sus actividades diarias, por lo que es necesario supervisar que cumplen con las rutinas de higiene oral. El objetivo es evitar malos hábitos como dejadez en la limpieza dental o el consumo excesivo de dulces que pueden acarrear futuros problemas en la salud de sus dientes.

Patologías más comunes

Debe tener en cuenta que los problemas y patologías más frecuentes en la salud bucodental relacionadas con la vuelta al “cole” se manifiestan a mediio y largo plazo. Por ello, puede ser especialmente realizar una revisión dental en el mes de septiembre,  cuando se inicia la actividad escolar.

La situación de nerviosismo o estrés que genera la vuelta a las aulas puede provocar tensión en la articulación de la mandíbula, provocando que el niño apriete y rechine los dientes (bruxismo). Esta disfunción supone un desgaste dental excesivo (hasta un 30% del tamaño original) y problemas asociados, como dolor mandibular,  caries o  sensibilidad dental.

También el estrés provoca que el niño  esté menos concentrado, se distraiga durante el cepillado y este sea de menor calidad, provocando un aumento de la placa bacteriana lo que, a la larga, afectará a los tejidos orales, provocando caries o, incluso,  gingivitis. En esta enfermedad incide también la hormona del estrés, el cortisol, que actúa inflamando las encías.

En el caso de que el estrés sea duradero, pueden producirse alteraciones de la articulación temporomandibular (ATM), provocando dolores articulares o dolores de cabeza y cuello.

También es habitual la aparición de aftas bucales o pequeñas heridas en los tejidos blandos de la cabidad oral, debido a deficiencias en el sistema inmunológico asociadas al estrés.

Cuidados dentales

Asegúrate de que tu hijo es capaz de realizar por sí mismo una correcta limpieza bucal, de forma que cumpla con este hábito diario al menos tres veces al día después de cada comida.  Te recomendamos una serie de pautas y consejos que puedes llevar a cabo con tus hijos para que mantengan una correcta salud oral.

  • Asegúrate de que tus hijos son capaces de cepillarse los dientes por sí mismos, y además de que lo hacen de forma correcta. Para ello trata de compartir ese momento con ellos cuando estén en casa, intenta que sea algo divertido, un juego, y asegúrate de que se cepillan todos los dientes de forma suave, desde las encías hasta el borde del diente.
  • Para motivar al niño puedes comprarle un cepillo dental nuevo al inicio del periodo escolar. Existen en el mercado cepillos de colores y formas divertidas que son un buen aliciente para que no se olvide  de su higiene oral.
  • Utiliza crema dental especial para niños. Este tipo de pastas de dientes tienen sabores especiales para los más pequeños (fresa, chicle, cocacola…) y una menor concentración de flúor.
  • Enséñale a utilizar la seda dental e incorpórala también en su kit de limpieza oral.
  • Asegúrate de que se lava los dientes antes de acostarse. Este es el cepillado más importante del día.
  • Si el niño utiliza el comedor escolar, pregunta en la escuela o en el colegio por la composición de los menús y la utilización de azúcares en los ingredientes.
  • Consulta si los monitores del comedor escolar motivan a los niños para cepillarse los dientes después de cada comida y si se supervisa esta actividad.
  • Interésate por la realización de campañas informativas y educativas orientadas a la higiene oral. Muchos colegios tienen acuerdos con colegios profesionales o clínicas dentales para realizar este tipo de actividades.
  • Pide cita con el dentista al inicio del periodo escolar para que realice una revisión des estado de la la boca de tus hijos. Durante esta etapa pueden detectarse de forma precoz diferentes problemas de salud oral, como maloclusiones que se solucionan con tratamientos de ortodoncia.
  • Trata de controlar el consumo de caramelos y chicles. En el colegio es habitual que los niños lleven este tipo de golosina o las adquieran en establecimientos de chucherías.  Si a los peques les gustan los chicles y los caramelos, mejor que sean sin azúcar.

Dr. Humberto Arias Fonseca. Director de Clínica Odontológica Integral. Dr. Arias. Gijón. 

Nota: Todos nuestros posts tienen una finalidad informativa y divulgativa y en ningún caso sustituyen a la consulta con el dentista.