Determinadas patologías bucales, como la caries o la enfermedad periodontal, aumentan el riesgo de padecer enfermedades sistémicas provocando complicaciones cardiacas, pulmonares, problemas durante el embarazo o diabetes. Ahora más que nunca es hora de que cuides tu salud oral.

La evidencia científica es clara: el coronavirus SARS-CoV-2, responsable de la COVID-19 ingresa en el cuerpo humano a través de las mucosas orales, nasal y ocular. El contagio se puede producir a través de contacto directo con la mano contaminada (tocarse los ojos, la nariz o introducir el dedo en la boca) o bien a través de las vías aéreas (al respirar aerosoles que contienen el virus).

Estas vías de transmisión explican las medidas preventivas recomendadas. Se trata de las famosas 3 M. Lavado frecuente de Manos, uso sistemático de la Mascarilla y mantener 1,5 Metros de distancia social.

Según la guía “La boca en tiempo de COVID” pubicada por el Consejo General de Dentistas de España, una mala salud oral está directamente relacionada con determinadas enfermedades sistémicas. Las bacterias responsables de enfermedades orales como la enfermedad periodontal alcanzan el torrente sanguíneo, junto con las sustancias tóxicas que generan, alcanzando órganos como el corazón, los pulmones, el hígado el páncreas o atravesando la placenta en mujeres embarazadas.

Boca sana frente al coronavirus.

En estos momento, una adecuada higiene bucodental es clave frente al coronavirus. La acumulación de biofilm en la cavidad oral debido a una mala higiene dental provoca inflamación a nivel gingival (en las encías) lo que está relacionado con el aumento del riesgo de complicaciones en pacientes con COVID-19, especialmente en pacientes diabético, con enfermedades cardiopulmonares o deprimidos.

Nuestra mejor aliada es la saliva. En una boca sana, la saliva actúa como un escudo protector frente a bacterias y a virus, gracias a la gran cantidad de proteínas, inmumoblogulinas y péptidos antivirales que posee.

Cuida tu cepillo dental.

Entre las medidas de prevención que adoptes frente al coronavirus, recuerda incluir el cuidado del cepillo dental. Lávate las manos con agua y jabón antes de tocar el cepillo, de este modo evitarás el riesgo de contaminación. Cepíllate los dientes de forma habitual durante al menos dos minutos. Una vez que hayas acabado, enjuaga el cepillo con abundante agua para eliminar posibles restos de alimentos y desinfecta el cepillo dental con un enjuague antiséptico, al menos durante un minuto. Seca bien en cepillo, agitándolo enérgicamente para eliminar el exceso de agua, y déjalo secar al aire. Evita el contacto con otros cepillos dentales. Por último, vuelve a lavarte las manos con agua y jabón durante al menos 40 segundos.

Embarazadas, grupo de riesgo.

Si estas embarazada o crees estarlo, debes se especialmente escrupulosa con las medidas de prevención frente al coronavirus. Un estudio realizado por el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos que ha analizado 400.000 mujeres sintomática con COVID, 23.400 de ellas embarazadas concluye que estas últimas tienen mayor riesgo de presentar complicaciones, de entrar en cuidados intensivos, requerir ventilación mecánica o, incluso, fallecer.

El informe destaca que las gestantes tenían una probabilidad mayor que las mujeres no embarazadas de requerir cuidados intensivos (10,5 casos por 1.000 frente a 3,9). Además, era dos veces superior el riesgo de precisar ventilación mecánica y oxigenación por membrana extracorpórea (ECMO). Además, se confirmó que la probabilidad de fallecer era mayor. La explicación puede estar en los cambios en el sistema inmune que sufre la mujer gestante, que influyen en una mayor respuesta inflamatoria ante la COVID-19.

Por este motivo, si estás embarazada es recomendable que acudas a tu dentista para realizar una revisión del estado de tu boca con el fin de prevenir la aparición de enfermedades orales que tienen una mayor incidencia durante el embarazo.