La inflamación de las encías es un problema para tu salud oral que debes tomarte muy en serio. La encía es la parte del tejido oral que permite la sujeción del diente al hueso alveolar, por eso, de su buena salud depende también el buen estado de tus dientes. Existen diversas causas que pueden provocar la inflamación de las encías, estas son las más habituales.

Cualquier alteración persistente en el tejido gingival, como hinchazón, sangrado, sensibilidad o enrojecimiento debe ser motivo para que acudas al dentista. Estas alteraciones pueden aparecer además asociadas a otros problemas, como sangrado durante el cepillado, mal aliento o úlceras bucales. Pero ¿por qué se inflaman las encías? ¿cuáles son las causas más habituales? ¿se puede prevenir?

Placa bacteriana

Los dentistas nos encontramos a diario con consultas relacionadas con la inflamación o enrojecimiento de las encías. Sin duda, la causa más habitual de esta alteración del tejido gingival es la acumulación de placa bacteriana. Esta se produce por la proliferación de bacterias orales, cuyo origen se encuentra en una mala higiene oral. Las bacterias orales generan residuos ácidos que se acumulan entre el diente y la encía formando una sustancia pegajosa que se adhiere firmemente al diente. La placa bacteriana o sarro debe eliminarse realizando una limpieza dental profesional en la consulta del dentista, ya que el cepillado por sí solo no es capaz removerla. Si no se elimina, los ácidos de la placa actúan sobre el diente y la encía, provocando hinchazón enrojecimiento o inflamación. Es lo que se conoce como gingivitis.

El tejido oral inflamado suele presentar un tamaño más grande del habitual, acompañado de enrojecimiento, sensación de calor y dolor al contacto con alimentos o con el cepillo de dientes.

Si el tejido gingival está afectado por la presencia de placa bacteriana y si ésta no se elimina a tiempo, puede llegar a afectar al conjunto de tejidos que rodean al diente (periodonto). Esta enfermedad, que recibe el nombre de periodontitis,puede provocar la pérdida definitiva de las piezas dentales.

Debes tener en cuenta también que el mal estado de la salud de los tejidos gingivales (de las encías) está estrechamente relacionada con el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Esta relación se debe a que las bacterias presentes en el tejido periodontal se filtran en el flujo sanguíneo, extendiéndose por todo el cuerpo. Por esta razón, una buena salud dental mejorará también tu salud en general.

Además, un reciente estudio realizado en la Universidad de Búfalo, en Estados Unidos, ha demostrado la relación entre la enfermedad periodontal y el cáncer de mama en mujeres que ya han superado la menopausia, sobre todo si han sido fumadoras. Prevenir esta enfermedad ayuda a reducir el riesgo de padecer problemas más graves.

Otras causas

La Academia Americana de Periodontología señala que la principal causa de inflamación de las encías es la acumulación de placa bacteriana. Pero esta institución apunta también a otras causas, como el estrés, la mala alimentación, el consumo de tabaco, la obesidad o la edad (a partir de los 65 años aumenta el riesgo de inflamación gingival). Junto a estos perfiles, las personas que padecen algún tipo de enfermedad autoimune, así como aquellas que sufren de bruxismo (rechinar de dientes), son también más propensas a padecer inflamación de las encías.

¿Cómo prevenir la inflamación de las encías?

La mejor forma de prevenir las causas que provocan la inflamación de las encías es realizar un correcto cepillado de forma diaria y rutinaria. Usa el cepillo dental al menos tres veces al día, después de cada comida, y recuerda que el cepillado nocturno, antes de acostarse, es el más importante de la jornada. No olvides utilizar la seda dental, de esta forma accederás a la limpieza del surco gingival, un lugar en el que se acumulan restos de alimentos y donde no es posible acceder solamente con el cepillado.

Además, es conveniente que tengas una alimentación variada, rica en frutas y verduras, elimines hábitos nocivos como el consumo de tabaco y de alcohol y realices una limpieza dental anual en la consulta del dentista.

Recuerda que si observas cualquier alteración en el estado de tus encías, como sangrado, enrojecimiento, manchas o lesiones, debes pedir cita con el dentista para que compruebe el estado de tu boca y pueda realizar una valoración profesional.

Dr. Humberto J. Arias Fonseca. Odontólogo. Director de COI Clínica Odontológica Integral Dr. Arias. Gijón.

NOTA: Todos nuestros posts tienen una finalidad informativa y divulgativa, y nunca sustituyen a la consulta con tu dentista.