Odontólogos y organizaciones sanitarias vienen alertando de los peligros para nuestra salud dental que podemos encontrar en internet. Los tratamientos milagrosos, remedios caseros o las soluciones de bajo coste que se ofrecen en la red al margen de la legislación sanitaria carecen de las necesarias garantías profesionales y suponen un gran riesgo para la salud oral de los usuarios.

Los colegios de dentistas de toda España han detectado en los últimos años cómo han proliferado las ofertas vinculadas a tratamientos dentales sin garantías sanitarias ni profesionales que están causando verdaderos problemas para la salud oral de la población. Las alertas sobre estos servicios y productos han estado motivadas en su mayor parte por las denuncias de usuarios o por las advertencias de profesionales de la odontología, que reciben a diario en sus consultas los casos de personas afectadas por estos tratamientos vendidos en internet sin garantías profesionales ni el pertinente control sanitario o profesional.

Estos tratamientos y productos sanitarios permiten actuar en la boca del paciente, sin el correspondiente control médico. En muchos casos, los productos no han sido sometido a ningún control de calidad, por lo que nos son aptos para su comercialización en la Unión Europea.

Tratamientos de ortodoncia, alineadores dentales, blanqueadores o instrumentos que permiten a usuario actuar en su boca son algunos de los servicios o productos ofertados, con grave peligro para la salud.

Estos son algunos de los tratamientos más peligrosos.

Carillas o coronas dentales a precios reducidos.

La alerta sobre este tipo de servicios ha llegado del Reino Unido. Desde allí, y a través de la red social TikTok se ha difundido el hashtag #TurkeyTeeth utilizado para difundir la tendencia de realizar viajes a Turquía para para someterse a tratamientos de carillas o coronas dentales a un precio muy reducido y buscando un objetivo: volver con una dentadura perfecta. En muchos casos estos tratamientos no solo resultan totalmente artificiales sino que provocan daños irreversibles en las piezas dentales. En la difusión de esta moda han paticipado numerosos influencers que se han sometido a estos tratamientos, mostrándolos en las redes sociales.

En realidad, los pacientes que han contratado estos servicios han sufrido graves complicaciones y auténticos destrozos en la boca.

Una encuesta realizada por la Asociación Dental Británica (BDA) para la BBC, reveló que de los 1.000 dentistas consultados, 597 habían tenido que atender a pacientes con serios problemas tras volver de Turquía, como infecciones, abscesos y dificultades para masticar. Muchos de ellos habían sido estafados, ya que pagaron un tratamiento de carillas pero les pusieron coronas, un procedimiento mucho más agresivo e invasivo.

Ortodoncia invisible.

Los tratamientos de ortodoncia invisible también están proliferando en la red. Asociaciones profesionales como la Asociación Española de Ortodoncistas o la Sociedad Española de Ortodoncia (SEDO) han alertado del riesgo de la comercialización de alineadores transparentes para el paciente realice el tratamiento en su domicilio sin la debida supervisión por parte de un ortodonciasta cualificado. Estos tratamientos entrañan un importante riesgo tanto a nivel oclusal como funcional.

La Federación Europea de Especialistas en Ortodoncia ha identificado hasta cincuenta riesgos derivados de este tipo de tratamientos “on line”. Entre ellos, el desarrollo de mordidas abiertas, el aumento de sobremodidas, espacios residuales entre los dientes (diastemas), desajustes en las líneas medias, resultados estéticos inadecuados, terminación insuficiente de los tratamientos o dificultad en la resolución adecuadas de los casos.

Falsos remedios caseros.

Otro de los grandes riesgos que podemos encontrar en internet tienen que ver con la proliferación de remedios caseros de tipo estético o destinados a solucionar determinados problemas dentales. Influencers, blogs de dudosa fiabilidad o redes sociales han popularizado el uso de productos como el agua oxigenada, carbón activo, bicarbonato de socio o diferentes tipos de aceites.

Productos como el bicarbonato de sodio, el vinagre o el carbón activo se recomiendan en las redes para mejorar el esmalte o para blanquear los dientes. Error.

Hay que ser muy precavidos con este tipo de remedios. Por ejemplo, el bicarbonato es un producto muy agresivo que puede causar daños en las encías e incluso en las raíces de los dientes. Lo mismo ocurre con el agua oxigenada. Se trata de una sustancia caústica que puede provocar recesión de las encías, hipersensibilidad e incluso quemaduras.

Otra prática especialmente dañina para los dientes es el uso de instrumentos metálicos como las pinzas de depilación para eliminar el sarro dental. Se trata de una práctica especialmente agresiva que provoca heridas o recesión irreversible de las encías.

Insistimos. Si tienen algún problema de salud bucodental lo más aconsejable es que acudas a un profesional. Lo mismo sucede si, por algún motivo, deseas mejorar el aspectos de tu sonrisa. En ningún caso se deben llevar a cabo tratamientos caseros o procedimientos que no cuenten con la supervisión de un profesional de la odontología.

Dr. Humberto J. Arias Fonseca. Odontólogo. Director de COI Clínica Odontológica Integral Dr. Arias Gijón.