Cuando acudimos al dentista, lo hacemos normalmente pensando en la salud de los dientes, a causa de algún dolor dental o de alguna molestia sobrevenida generalmente en dientes o encías. Pero solemos olvidarnos de la lengua y del la importancia de su buen estado para el conjunto de la salud oral.

Es conveniente comprobar regularmente el estado de salud de la lengua. Mantener su higiene, realizar visitas regulares al dentista o consultar en caso de apreciar alguna alteración o cambio en su aspecto, son factores fundamentales para detectar de forma precoz las enfermedades de la lengua más comunes.

En nuestra dental en Gijón prestamos especial atención al estado de la lengua en las revisiones rutinarias que realizamos a nuestros pacientes. Ello nos permite detectar las enfermedades más comunes que pueden afectara este órgano bucal:

Legua blanquecina: La aparición de una película blanquecina que cubre la parte superior de la lengua, sobre todo en la zona posterior, es un trastorno muy habitual, que puede estar provocado por una simple falta de higiene de la lengua, o puede estar asociado a causas más complejas, como enfermedades intestinales (malas digestiones o gastritis), por la presencia de hongos, como la candidiasis oral, o por patología hepáticas.

Leucoplasia: Se trata de una de las enfermedades de la lengua más habituales. Este trastorno se manifiesta en forma de parches de color blanquecino tanto en la lengua como en otras partes de la cavidad oral. Estas manchas pueden tener diferentes causas, lesiones, irritaciones reiteradas e incluso cambios precancerosos en la boca.

Candidiasis oral. La presencia del hongo de la “candida albicans” provoca también manchas de color blanquecino pero de mayor extensión. Este hongo está presente de forma habitual en la boca, pero puede expandirse ante alteraciones del sistema inmune o de la flora bacteriana de la boca.

Enrojecimiento de la lengua. La alteración del color de la lengua puede estar motivado por la carencia de determinadas vitaminas. Si el enrojecimiento se produce solo en determinadas áreas o en forma de manchas, podría tratarse de una glositis migratoria benigna o “lengua geográfica” una dolencia que se trata de forma habitual con medicación como antihistamínimos, analgésicos o corticoesteteroides.

Escarlatina. La escarlatina es una enfermedad más común en niños. Se trata de una infección que provoca la denominada “lengua de fresa”, enrojecimiento, hinchazón y fiebre. Se trata de una enfermedad que debe tratarse cuando antes con antibióticos, ya que puede evolucionar afectando a órganos vitales.

Liquen plano oral. Se trata de otras de las enfermedades de la lengua más comunes. Se manifiesta en forma de manchas blancas o rojas que pueden ir acompañadas de otros síntomas como picores o erupciones. No es una patología contagiosa, pero debe estar controlada por un odontólogo ya que puede hacerse crónica.

Lengua fisurada. Esta alteración lingual se manifiesta en forma de grietas que aparecen en la parte superior de la lengua. Se trata de una enfermedad leve que suele ir acompañada de molestias y halitosis, aunque es necesario acudir al dentista para abordarla convenientemente.

Lengua negra vellosa: No se trata propiamente de una enfermedad, sino de otra alteración del aspecto de la lengua causada por el aumento de las células muertas de las papilas gustativas, lo que provoca que adquiera un aspecto velloso característico y se produzcan alteraciones en el color de la lengua, que se oscurece cambiando de color, pardo o negruzco.

¿Qué hacer si detectas alteraciones en la lengua?

En caso de que observes algún tipo de alteración en la lengua (cambios de color o de textura, aparición de lesiones, picor, hinchazón, etc.) lo primero que debes hacer es acudir a tu dentista para que determine las causas que están provocando estas alteraciones y pueda indicarte el tratamiento más adecuado para tu caso.

No obstante, debes seguir una serie de pautas de prevención e higiene que te ayudarán a mantener la salud de tu lengua. Entre otras, recuerda además de los dientes, también debes incorporar la lengua la higiene oral. Para ello puedes utilizar un raspador o limpiador lingual.

Dr. Humberto J. Arias Fonseca. Odontólogo. Director de Clínica Odontológica Integral Dr. Arias Gijón.