Madonna, Laura Pausini, Robin Willians, Eddi Murphy o Elton John. Todos estos famosos tienen algo en común en sus bocas: el diastema en los dientes incisivos superiores. Esta peculiaridad dental ha pasado de corregirse sistemáticamente a través de la ortodoncia a convertirse incluso en objeto de culto al asociarse a una sonrisa más atractiva y glamurosa. Pero ¿qué es un diastema y por qué se produce? Y lo más importante ¿debe corregirse?

Se denomina diastema a la separación excesiva entre las piezas dentales. El más característico y visible es el que se produce entre los dientes incisivos centrales superiores (“palas separadas”) aunque puede producirse en todas las piezas dentales tanto de forma regular (afectando a todas ellas) como irregular (solo en algunas). La principal causa de la presencia de diastema es genética. Es muy habitual que la persona con diastema dental tenga algún familiar directo, progenitores o hermanos, con esta misma característica.

El diastema también puede estar asociado a la presencia de mesiodens. El mesiodens es un microdiente que en algunas personas aparece entre los incisivos dentales, con forma cónica, que dar lugar a una separación excesiva de los mismos.

El diastema puede ser debido a traumatismos que provocan el desplazamiento de uno de los incisivos o de ambos a un tiempo. En otros casos puede estar asociado a la presencia de un frenillo labial ancho y de inserción baja (justo en la base de los dientes) lo cual hace que el espacio interdental se amplíe.

También es frecuente la presencia de diastemas por malos hábitos de succión durante la infancia, que pueden llegar a alterar el desarrollo de los maxilares y provocar maloclusiones. o a hiperatividad lingual.

Algunas enfermedades dentales pueden estar asociadas a la aparición de diastemas, como la enfermedad periodontal, la presencia de quistes en la línea media o a enfermedades sistémicas.

En cualquier caso, siempre es necesaria la evaluación por parte de un odontólogo del origen de esta particularidad, para lo que en ocasiones es necesaria la realización de pruebas radiológicas y diagnósticas.

Tratamientos para el diastema

Los diastemas provocados por herencia genética o congénita, el tratamiento más indicado es la ortodoncia mediante brakets u ortodoncia invisible cuya acción permite una redistribución de los espacios interdentales, “cerrando” el diastema.

Si el origen se encuentra en la presencia de un mesiodens, primeramente es preciso eliminarlo mediante cirugía. El algunos casos basta con su eliminación para que los dientes se posicionen de forma natural, reduciendo el espacio interdental, aunque lo más habitual es que sea necesario tratamiento ortodóntico.

En los casos de diastema provocados por un traumatismo se hace necesaria una intervención lo más inmediata posible, anestesiando la zona para recolocar las piezas dentales y fijándolas por medio de una ferulización.

Para aquellos diastemas originados por un frenillo labial demasiado corto, será necesario realizar un procedimiento quirúrgico denominado “frenectomía” cuyo objetivo es reducir el frenillo labial hipertrófico que provoca la separación entre los dientes incisivos centales.

También se pueden ofrece soluciones a través de carillas estéticas modificando el tamaño de las piezas dentales con el fin de “cubrir” el espacio interdental.

¿Es necesario tratar el diastema?

En general, la presencia de diastema, no está asociada a problemas de salud bucodental. Salvo en los casos en que ha sido provocado por un traumatismo, el diastema es una cuestión estética y por lo tanto, deber el paciente quien decida si desea reposicionar su dientes reduciendo el espacio interdental. Como hemos señalado antes, muchos famosos lucen hoy en día el diastema como signo de particularidad en la sonrisa.

Imagen: Pinterest

Dr. Humberto J. Arias Fonseca. Odontólogo. Director de COI.

NOTA: Todos nuestros posts tienen una finalidad divulgativa o informativa y nunca sustituyen a la consulta con el dentista.