La comida rápida o “comida basura” está cada vez más presente en la dieta de muchas personas debido a la facilidad de acceso a este tipo de productos gastronómicos, a su bajo coste, al actual estilo de vida, en el que predomina la rapidez, y a la globalización de los hábitos alimenticios.

Si bien los dietistas advierten con insistencia sobre las consecuencias del consumo de comida basura para la salud en general, frecuentemente se olvida de informar de su impacto en la salud bucodental.

El término comida basura incluye un gran número de alimentos preparados, desde el fast food o comida rápida que se distribuye a través de cadenas especializadas en alimentación, la comida precocinada, refrigerada o congelada, hasta la bollería industrlal. Estos alimentos tienen una gran cantidad de calorías, grasas saturadas, sal y azúcares que estimulan el apetito y la sed. Pero también incorporan aditivos como el glutamato monosódico, utilizado para potenciar el sabor, o la tartracina, un colorante alimentario que hace más atractiva a la vista este tipo de comida. El contenido elevado de estos componentes está directamente relacionado con diversos problemas de salud, entre ellos, el más obvio, el aumento del riesgo de obesidad, pero también la diabetes y el desarrollo problemas cardiovasculares.

Además de estos problemas de salud, hay que recordar que el abuso de la comida rápida afecta negativamente a la salud bucodental, según constata un artículo publicado por el Doctor Russell Roderick en ‘Dentistry Today’. Entre ellos, los más relevantes son los siguientes:

  • Caries y erosión del esmalte dental. La comida rápida suele incorporar altas cantidades de sal, de azúcares (incluso los alimentos no dulces) y de carbohidratos. Estos compuestos son utilizados por las bacterias para alimentarse, de ahí que su consumo provoque una mayor actividad bacteriana, generando ácidos que destruyen el esmalte dental. El resultado es una mayor incidencia de la caries dental. Este tipo de alimentos suelen consumirse acompañados de refrescos y bebidas carbonatadas que se suelen estar incluidas en los menús que proporcionan los establecimientos de comida rápida. Estos productos, tienen un alto contenido en azúcares y ácidos que atacan directamente al esmalte dental, por lo que es preferible sustituirlos por agua o bebidas no azucaradas.
  • Riesgo de periodontitis y gingivitis. Los altos contenidos en azúcares, carbohidratos y grasas de este tipo de alimentos someten al metabolismo a un situación de estrés, debido a las elevadas calorías que aportan estos alimentos, lo que afecta a la capacidad del cuerpo de producir insulina. Un aumento de insulina en sangre puede provocar diabetes, una enfermedad que está directamente relacionada con patologías como la periodontitis y la gingivitis o inflamación de encias.

¿Cómo puedes prevenir estos efectos negativos?
Nuestra primera recomendación es que reduzcas o elimines las comida rápida de tu dieta habitual, y la sustituyas por una dieta rica en alimentos libres de grasas, con verduras, hortalizas, legumbres, carnes magras y frutas.

Si te gusta disfrutar de la comida rápida de vez en cuando, nuestro consejo es que sigas unas correctas pautas de higiene bucal. Espera al menos 20 minutos tras la ingesta para cepillarte los dientes, de esta forma reducirás el efecto de los ácidos provocados por la actividad bacteriana de la cavidad oral. Además del cepillo, recuerda utilizar el hilo o la seda dental para eliminar totalmente los restos de alimentos.

Si no te es posible cepillarte porque has comido fuera de casa o porque no dispones de tu kit de higiene dental, puedes enjuagarte la boca con agua, comer una manzana o una hortaliza rica en fibra (como la zanahoria), o masticar chicle sin azúcar, lo que aumenta la salivación y minimiza el efecto de los ácidos.

Problemas como la caries o las enfermedades de las encías pueden ser tratados por nuestro equipo de dentistas en Gijón especializados en toda clase de tratamientos bucodentales.

Dr. Humberto J. Arias Fonseca. Odontólogo. Director de Clínica Odontológica Integral Dr. Arias Gijón.

Nota: Todos nuestros posts tienen una finalidad informativa y divulgativa y no sustituyen a la consulta con el dentista.