El periodo de alarma y el posterior confinamiento decretados por el Gobierno a causa del coronavirus ha sido un periodo excepcional en nuestras vidas que ha afectado a nuestro estado físico y anímico. Estos meses de encierro han interrumpido nuestra vida cotidiana y nuestros hábitos rutinarios, de ahí que nuestro estado de salud se haya visto comprometido.

Es muy probable que tu salud bucodental también se haya resentido durante el confinamiento, agravando patologías previas o dando lugar a nuevos problemas debido a factores como la dejadez, una mala alimentación o a la aparición de problemas de ansiedad.

Durante el periodo de cuarentena, muchos de los tratamientos iniciados han tenido que interrumpirse. También se suspendieron citas previstas para abordar patologías no urgentes, como la caries dental, que durante estos meses han podido avanzar y agravarse. Lo cierto es que una vez iniciada nuestra actividad de forma completa, estamos comprobando cómo el confinamiento ha agravado los problemas bucodentales. Por eso queremos contarte cuáles son las patologías que se han agravado durante estos meses.

Caries dental.

Si la caries dental es el principal problema de salud oral en condiciones normales, tras el fin del confinamiento los casos han aumentado considerablemente. No existe un único motivo que explique este incremento. En primer lugar, hay que tener en cuenta que es probable que la caries ya se hubiera iniciado previamente. Pero al ser una enfermedad asintomática en sus inicios (no causa dolor y es difícil de detectar a simple vista) ha podido avanza a su anchas, debido a la mayor ingesta de carbohidratos, dulces o a una relajación en las rutinas de higiene oral.

caries dental

En aquellas personas que estaban pendientes de realizar un tratamiento contra la caries, esta ha podido incrementarse, causando dolor e inflamación, afectando considerablemente a la estructura dental.

Todo ello puede suponer la realización de tratamientos más invasivos, obturaciones mayores o, incluso, endodoncias.

Bruxismo

El bruxismo, o rechinar de dientes, es otro de los problemas que han aflorado tras el confinamiento, debido al aumento de los niveles de ansiedad. Este problema se produce al aumentar la presión involuntaria en la articulación de la mandíbula, normalmente durante la noche, provocando un desgaste inusual del esmalte dental, lo que está asociado a una mayor incidencia de la caries dental o a dolor en la mandíbula. Este problema debe ser corregido o mitigado utilizando una férula dental con el fin de reducir el desgaste de la superficie del diente.

Sensibilidad dental

Este problema está muy relacionado con los anteriores. El incremento de la caries, que ha podido penetrar en la estructura interna del diente, y el desgaste dental excesivo provocado por el bruxismo hacen que el diente se encuentra desprotegido, haciéndolo más sensible a frío y al calor. El problema de la sensibilidad dental debe ser tratado por el odontólogo, quien debe identificar el origen del mismo con el fin de aplicar el tratamiento más adecuado.

Mal aliento

El mal aliento o halitosis es un problema que frecuentemente está asociado a una falta de higiene dental o a malas digestiones. La alteración de las rutinas de higiene oral durante el confinamiento, un aumento del consumo de carbohidratos y azúcares, así como el incremento de la ansiedad o del consumo de tabaco pueden ser el origen del mal aliento.

Recuerda que en cuestión de salud bucodental la prevención es la mejor arma. Por eso, es más que recomendable que tras este periodo excepcional reserves cita con nuestros dentistas en Gijón para realizar una revisión general de la salud de tu boca.